Arqueoastronomía: Xochicalco

Xochicalco A 38 kilómetros de la ciudad de Cuernavaca, situado sobre un conjunto de cerros de baja altura, se encuentra Xochicalco "en el lugar de la casa de las flores", cuya época de apogeo, calculada entre los años 650 a 900 de nuestra era, coincide con un periodo de transformaciones profundas en el ámbito mesoamericano, encabezado por la caída de Teotihuacán. Pocas ciudades del México antiguo han recibido tanta atención como esta zona arqueológica; el primero en mencionar la existencia de la pirámide de las Serpientes emplumadas fue fray Bernardino de Sahagún.

La astronomía de la antigua Mesoamérica es un tema que capta la atención en la actualidad, ya que a través de ella surgió un calendario complejo y preciso basado en el perfecto conocimiento de las mecánicas celestes, fruto de observaciones asiduas del cielo por siglos, por milenios.

Como lo menciona Arnold Lebeus, en Astronomía en Xochicalco, las civilizaciones del México antiguo desarrollaron precisos sistemas de observación de los astros, establecieron tablas astronómicas de una exactitud sorprendente y crearon calendarios junto a los cuales los europeos de la misma época parecen muy imperfectos, por no decir primitivos.

El códice llamado Dresden, un libro precolombino de tablas astronómicas y calendáricas continúa proponiendo numerosos enigmas. Es uno de los manuales teóricos y mnemotécnicos de los sacerdotes-astrónomos, herederos de una larga tradición, lo cual muestra el grado de refinamiento a que llegaron los sabios del antiguo México y su capacidad para condensar en un mínimo de espacio y de números todo un conjunto de cálculos combinados en sistema.

El sitio arqueológico de Xochicalco, situado al suroeste de Cuernavaca, es de importancia capital para la historia cultural, religiosa y científica de Mesoamérica. Es de suponerse que su estudio puede aportar todavía otros elementos de información para la solución de problemas históricos y cronológicos del gran conjunto pluricultural del México precolombino.

Pirámide de las Serpientes Para Siarkiewiez las fechas de las fachadas de la Pirámide de las Serpientes emplumadas de Xochicalco son fruto de largas y cuidadosas observaciones y de sólidos conocimientos en el dominio de la astronomía. Ello muestra una vez más el arte de los matemáticos mesoamericanos para presentar un máximo de informaciones con una extrema economía de medios.

Las inscripciones de la fachada de la Pirámide de las Serpientes emplumadas aportan una confirmación a la proposición según la cual los astrónomos conocían perfectamente el valor muy aproximado de las revoluciones del sol, de Venus y del nodo de la órbita lunar, y quienes tuvieron la preocupación científica de medirlas con la mayor exactitud posible, tomando en cuenta sus medios técnicos limitados, sus convenciones matemáticas y sus obligaciones formales y rituales.

En Xochicalco, Venus, la estrella de la mañana, está omnipresente, asociado con las ceremonias del fuego nuevo; como si todo el sitio le estuviera dedicado. En principio, por la presencia de un importante templo dedicado a la serpiente emplumada.

Gruta de los astrónomos Para Morante, uno de los sitios más notables de Xochicalco es la chimenea construida en mampostería de piedra en el techo de una gran gruta, conocida con el nombre de "gruta de los astrónomos" La boca superior de esta chimenea se abre al aire libre en medio de una plaza al suroeste del juego de pelota, en la proximidad de una pequeña plataforma ceremonial.

El diámetro del conducto mide entre 35 y 40 centímetros, la altura total, desde la abertura superior hasta el suelo de la gruta, es de 8.70 metros. Este conducto no es absolutamente vertical, está ligeramente inclinado hacia el norte. En los primeros escritos que lo mencionan, se le había llamado "boca de aireamiento", pero muy pronto surgió una interpretación astronómica.

Los autores que han estudiado y medido el tubo de Xochicalco están de acuerdo en considerarlo como un instrumento destinado a observar y medir el paso del sol por el cenit dos veces por año o para marcar el solsticio de verano e incluso, para medir la longitud del año solar trópico.

Por su parte, León Portilla ha escrito que la hipótesis de una observación del paso cenital del astro parece mejor fundada y aceptable respecto de las tradiciones asociadas frecuentemente con el paso cenital del sol en toda la zona subtropical americana. Sin embargo, en el mismo Xochicalco, la entrada en ese momento de una larga mancha luminosa en el suelo no podría constituir un ejemplo muy convincente de la exactitud por parte de sus constructores o usuarios.

Xochicalco Según los investigadores citados, parece que hubieran escogido levantar deliberadamente este conjunto en una latitud geográfica tal que construyera un pivote, un hito límite de los movimientos solares. Se advertirá pronto que la situación geográfica del sitio de Xochicalco representa también una elección de "pivote cósmico", pero esta vez ya no para el sol.

El tubo de Xochicalco, perforado en el techo de una gruta profunda y que forma una cámara oscura, en la latitud del paso cenital de la luna por el meridiano, durante su lunisticio menor, revela su eficacia perfecta. Puede decirse que si los constructores de Xochicalco hubieran buscado las condiciones de precisión óptimas para la observación lunar, no habrían podido encontrar nada mejor que, precisamente, un tubo vertical en una zona subtropical.

Xochicalco Para Lebeus resulta difícil convencerse de que un tubo de mampostería bastante burdo en su aspecto actual pudiera haber servido para observaciones precisas. En otro tiempo el tubo pudo haber estado cubierto con una placa perforada por un orificio, única manera de obtener la proyección precisa de un rayo de luz.

Cuando se toman medidas del conducto, se percibe que si la forma del tubo es más o menos oval con el diámetro mayor orientado hacia el norte-sur, las piedras que lo bordean en las paredes útiles de contacto en la parte baja parecen haber sido retrabajadas, desgastadas o limadas, como si se tratara de un último ajuste, y el óvalo está desgastado en los dos lados.

La calidad de la observación y de las medidas tomadas en Xochicalco parecen indicar que ahí contamos con un instrumento de precisión suficiente para la observación de la luna y del cálculo completo de los eclipses. Los aspectos prácticos y técnicos del tubo de Xochicalco, su situación geográfica y el conjunto de los adornos y descripciones calendáricas forman un sistema y no son hechos aislados.



Arqueoastronomía


  • Los Millares
  • Stonehenge
  • Gizeh
  • Teotihuacan
  • Nazca
  • Machu-Picchu
  • Chichén-Itzá
  • Edzna
  • Xochicalco
  • Carnac


  • Volver a Arqueoastronomía | | Ir a Enigmas de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia