Arqueoastronomía: Stonehenge

Stonehenge

Stonehenge es uno de los lugares prehistóricos más famosos del mundo y el aura de misterio no hace sino “empeorar” aún más las cosas. Aunque parezca mentira se sabe mucho de estas piedras y su entorno. Fue un lugar que se fue ampliando durante mucho tiempo y, según los arqueólogos, no se llegó a terminar. Se piensa que fue ideado por una persona forastera a la isla y que fue un importante centro de culto. Recibía y recibe los primeros rayos del sol del solsticio de verano el 21 junio.

La fase de construcción más antigua ha sido datada en el 3.300 años a. C. cuando el lugar era un muro circular con zanjas a lo largo de las cuales discurrían fosas de sacrificios, los “hoyos de Aubrey”. Durante la segunda fase, unos 500 años después, se erigió el círculo de piedras interior y el círculo de piedras azules. El círculo que vemos hoy en día de piedras adinteladas fue construido en los primeros tiempos de la Edad de Bronce, hacia el 1.800 a. C., constituyendo así un modelo desconocido hasta entonces, los henges.

Interpretaciones

Una de las interpretaciones que cuenta con el apoyo general es que Stonehenge era un lugar de culto al sol, por lo menos su eje de prolongación por la gran avenida está orientado hacia el punto donde el sol nace el 21 de junio de todos los años. Pero imaginarlo como un observatorio que predice eclipses o que estudia los movimientos del sol y la Luna, como dijo Gerard S. Hawkins, es ir demasiado lejos. Desde luego cuando surgieron todas estas ideas se hacían afirmaciones muy entusiastas no solo con Stonehenge, sino con las Pirámides, con el planeta Marte y con la famosa Atlántida. Aún así, se están retomando estos estudios y existen científicos que afirman que Stonehenge servía para predecir eclipses.

Stonehenge Hawkins realizó sus hipótesis sobre el papel e ideó una serie de cálculos basados en el trazado de diferentes líneas de convergencia entre las rocas. Pero, trabajar sobre el papel es una cosa y sobre el terreno otra, además se pueden trazar multitud de líneas sobre el papel y sacar muchas conclusiones, pero hay que ceñirse a lo que hay in situ y a los estudios multidisciplinares, teniendo en cuenta la época en la que se construyó, las diferentes culturas que habitaron la zona y su grado de desarrollo. No hay pruebas de que fuera un observatorio, pero si posee una orientación determinada y, si acaso, se podría decir que en su primera fase, uno de los accesos pudo estar orientado hacia la salida de la primera Luna llena de invierno (la más septentrional), la de enero que según la sabiduría popular es la que más ilumina.

El entorno

La mal llamada llanura de Salisbury está repleta de túmulos o tumbas prehistóricas bajo montones de tierra y piedras. Los de forma alargada son los long barrows y los de forma circular los round barrowsy se cuentan por cientos. Esta llanura es de forma triangular y está rodeada de colinas, los Downs, que convergen en ella. Curiosamente Stonehenge se encuentra justo en el centro de esta llanura. Los caminos de cresta que se forman y permiten evitar los cursos de agua eran aprovechados en la Prehistoria (ridge ways).

Llamarla llanura es algo subjetivo pues es una sucesión de depresiones y amplias mesetas, las carreteras raramente son rectas, sino que forman una serie de subidas y bajadas. Parece que se está en una llanura, pero es engañosa.

En ella hay muchísimas manifestaciones de aquella época, muchos henges como el de Woodhenge, Durrington Walls, atrincheramientos, recintos, antiguos caminos elevados hacia colinas fortificadas,… De todo esto se deduce que la llanura de Salinsbury fue un importante centro religioso, cultural y comercial por su situación geográfica, seguramente estuvo mucho más poblada que lo que está en la actualidad, miles de personas debieron circular por allí.

Los constructores

No se tienen pruebas de quiénes comenzaron Stonehenge, pero desde luego estaban relacionados con la religión que puso las bases para su inicio. Algunos piensan que la Heel stone, la piedra más relevante en cuanto a su orientación con la salida del sol el 21 de junio sí fue erigida por ellos. Levantar y, sobre todo, transportar este bloque de 35 toneladas es algo que se ha intentado recrear en la actualidad sin conseguirlo.

Stonehenge En esta época pues ya se construían monumentos megalíticos por toda Europa occidental, aunque Stonehenge no era aún lo que conocemos hoy. En Newgrange (Irlanda) ya se levantaba un magnífico dolmen y cerca del lugar que nos ocupa, en Avebury ya existía también un gigantesco cromlench.

Stonehenge es un cromlench especial y único, aunque jamás fuera terminado. El doble círculo de piedras azules es una excepción por el tipo de material y su disposición. Traer hasta esta llanura estos enormes bloques de piedra supuso a sus constructores batir todos los récords a la hora de transportarlos a tanta distancia, unos 300 km. contando con todos los altibajos del terreno, valles y ríos desde Pembrokenshire, sur de Gales.

También es único por poseer algunos grabados sobre las rocas, como los de hachas de bronce, que datan de comienzos de la edad de los metales, momento en el que comenzó a dejar de utilizarse. Sus bloques de piedra trabajados y adintelados, su orientación solar, … lo diferencian muchas cosas.

Se piensa que los habitantes de entonces, pertenecientes a la llamada cultura de Wessex (heredera de las invasiones anteriores), vivían en tiendas hechas de cañas y maderos (como se las encontraron los romanos mil años después) y no eran errantes, por la gran cantidad de restos que hay en la zona debieron de ser sedentarios. 

Stonehenge: el IBM del mundo antiguo

En un apartado lugar al sur de Gran Bretaña, más concretamente en el condado de Wilt, está el enclave megalítico más misterioso de toda Europa: Stonehenge. Con un diámetro de 88 metros y formado por 162 grandes bloques de piedra cuidadosamente labrados y traídos de la lejana cantera de Prescelly -a 300 kilómetros del lugar- la finalidad de este misterioso emplazamiento sigue siendo un enigma para la ciencia.

Stonehenge ¿Fue Stonehenge un santuario tribal o el lugar de observación estelar para los sacerdotes locales? Geral S. Hawkins, estudió en los años sesenta la estructura estelar de este misterioso enclave megalítico ayudándose de una computadora. La revista Nature publicó los primeros resultados de la asombrosa investigación. Al parecer, los menhires de Stonehenge estaban alineados con las doce direcciones solares y lunares existentes. Esta circunstancia, que no podía ser casualidad ya que solamente existe la probabilidad de que ocurra en una ocasión entre un millón, fue corroborada en un segundo artículo publicado en la misma revista. En su nuevo trabajo, Hawkins dejaba bien claro que "Stonehenge es una computadora del neolítico." Siguiendo con la investigación, el célebre astroarqueólogo Peter Newman afirmó que las montañas del círculo exterior de Stonehenge representaban al mes lunar de 29 días y medio, por lo que uno de los menhires tiene únicamente la mitad de altura que sus compañeros. En cualquier caso, resulta asombroso que con conocimientos tan rudimentarios los antiguos hubieran logrado tales adelantos en astronomía.


Arqueoastronomía


  • Los Millares
  • Stonehenge
  • Gizeh
  • Teotihuacan
  • Nazca
  • Machu-Picchu
  • Chichén-Itzá
  • Edzna
  • Xochicalco
  • Carnac


  • Volver a Arqueoastronomía | | Ir a Enigmas de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia