Ir a Museo de la Ciencia

Museo de la Ciencia >> La Vida en la Tierra


La Vida en la TierraLa Vida en la Tierra

La vida en la Tierra se originó hace más de 3.400 millones de años, según los microfósiles más antiguos, encontrados en Australia. Su origen es tema de controversia, una de las primeras teorías fue por la sucesión de una serie de eventos químicos que aumentaron la complejidad de las moléculas existentes, determinando que moléculas primitivas se transformaran en estructuras coloidales y así se originase la vida. Sin embargo, se encontró con un obstáculo, al no poder explicar el desarrollo de un código genético. Otra hipótesis fue por el metabolismo del primer polímero primordial, que al sufrir errores al auto-duplicarse, provocaría variedades con mejores propiedades. Algunos científicos la basan en una procedencia extraterrestre, al venir en el interior de meteoritos o cometas que impactaron sobre la Tierra.

Artrópodos

Ir a Sala de Artrópodos Los primeros seres multicelulares e invertebrados aparecieron hace unos 2.500 millones de años, y tuvieron que pasar más de 2.000 millones de años para la llegada de los artrópodos, invertebrados que constituyen el grupo más numeroso y diverso del reino animal, con más de un millón de especies descritas, insectos en su mayoría, que representan el 80% al menos de todas las especies animales conocidas.

Los primeros insectos carecían de alas, que no desarrollaron hasta el periodo Carbonífero (360 millones de años). Entre sus notables estrategias de supervivencia se puede encontrar la de las hormigas que se unen a millones para aumentar la temperatura de su madriguera para así poder sobrevivir a las bajas temperaturas y poder incubar a las crías en unas condiciones más favorables.

El inconveniente de los artrópodos era que para poder mantener su estructura desarrollaron una cubierta rígida o armadura dura a base de quitina, que al ser muy pesada impide su crecimiento. Los cangrejos herradura, que aparecieron hace más de 400 millones de años, cien millones de años antes de que los dinosaurios dominaran la Tierra, son un ejemplo de artrópodos marinos. A lo largo de su longeva existencia apenas han cambiado, quizás por poseer un sistema inmune muy sencillo pero muy efectivo, al producir un coágulo en su sangre azul al contacto con bacterias.

Vertebrados (440 millones de años)

Una alternativa a la armadura de los artrópodos la proporcionaron los vertebrados, como consecuencia de la aparición de la espina dorsal, desarrollada a partir de una única mutación, que cambiaría la historia de la evolución posterior. La espina dorsal permitió a sus primeros usuarios, los peces, conseguir tamaños muchos mayores debido a su mayor ligereza y flexibilidad. Este cambio se produjo hace más de 400 millones de años con los osteíctios (peces con huesos).

Antes de que los vertebrados marinos pudiesen conquistar tierra firme tuvieron que esperar a que otros organismos, las plantas, desarrollasen una estructura anillada que les permitiese mantenerse erguidas a la vez que elevaban su altura, lo que proporcionaba humedad y sombra, condiciones necesarias para la colonización.

Anfibios (360 millones de años)

Ir a Sala de Anfibios
Tiktaalik. (Foto: Reuters) Los anfibios, que surgieron de los peces hace unos 360 millones de años, son organismos que ya son capaces de permanecer sobre tierra firme respirando oxígeno, al haber desarrollado una capacidad pulmonar, aunque su reminiscencia branquial todavía se observa en su fase larvaria. La generación de sus patas se produjo cuando todavía deambulaban por el mar, un ejemplo se observa en el fósil encontrado del Tiktaalik (primer animal que paso del mar a la tierra) o en el pez encontrado en el Mar del Norte a 122 m, que utiliza su aletas modificadas para andar sobre el lecho marino. Actualmente, aún perduran anfibios sin patas (cecílidos).

Los anfibios no pudieron colonizar tierra firme de una forma inmediata porque necesitaban el agua para su reproducción. La ranita roja pone 4 o 5 huevos que deposita en las copas de los árboles en pequeñas balsas que contienen agua, además de huevos no fertilizados para así alimentar al renacuajo. Un sapo Surinam desarrolla una incubadora en su espalda para resolver la falta de agua.

Gráficos elmundo.es

Ir a Sala de Reptiles Reptiles

Como evolución de los anfibios surgieron los reptiles, que al igual que los anfibios, ponían huevos, pero su avance se encontraba en que éstos contaban con un recubrimiento impermeable, lo que permitía contener en su interior una solución acuosa donde el embrión se desarrollase, a la vez que podía contener una mayor cantidad de reserva de comida, haciendo así que la cría saliese del huevo perfectamente formado, lo que suponía así, una mayor probabilidad de supervivencia.

Sin embargo contaban con un inconveniente, su sangre era fría, es decir, necesitaban absorber la energía del sol para calentarse y así poder mantenerse activos, con lo que no podían colonizar zonas frías y largos periodos de sombría podía suponer su extinción, como fue el caso con los dinosaurios, reptiles de grandes dimensiones que colonizaron la mayor parte de la Tierra en el periodo Jurásico.

Así, la rápida colonización de la Tierra por parte de los mamíferos se debió a un hecho de la causalidad, la extinción del 85% de las demás especies por la caída de un meteorito en el Yucatán (Méjico) y a la supervivencia de los artrópodos, ya que los utilizaron como alimento.

Ir a Sala de los Mamíferos Mamíferos (250 millones de años)

Los mamíferos contaban entre sus mejoras evolutivas el poseer sangre caliente, es decir, producían calor metabólicamente que no perdían por la posesión de pelo en su exterior, con la consecuente posibilidad de colonizar casi todos los rincones de la Tierra. También tenía lugar el periodo de gestación dentro del propio cuerpo, lo que permitía un control total de las condiciones para adaptarse a las condiciones cambiantes. El elefante es el mamífero con el periodo de gestación más largo, 22 meses.

Otra evolución más de los mamíferos fue el desarrollo de un sistema auditivo capaz de percibir sonidos de una forma tan sorprendente como la del zorro orejudo que es capaz de escuchar termitas en movimiento a más de 30 m de profundidad gracias a sus grandes pabellones auditivos u orejas. El sistema auditivo evolucionó de una parte de la robusta mandíbula de los ancestros de los actuales reptiles, dando lugar a una cadena de pequeños huesos (martillo, yunque y estribo).

Dentro de los mamíferos, un avance evolutivo motivó que una especie sobresaliese por encima de las demás, los homínidos, además de caminar erguidos sobre dos patas, hace tan solo unos cuatro millones de años, contaban con su “inteligencia”…


Especies AmenazadasEspecies Amenazadas

En los últimos quinientos años la actividad humana ha causado la extinción de 816 especies. Sólo desde el siglo XVIII han desaparecido 103 especies, una cifra cincuenta veces superior a su ritmo natural de extinción. Según la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), uno de cada diez pájaros y el 25% de los mamíferos figuran en la Lista Roja de especies amenazadas de desaparición, mientras que dos tercios de otras especies también constan bajo el epígrafe de "en peligro". La extinción de animales se ha acelerado en los últimos 200 años como consecuencia directa o indirecta del crecimiento de la población humana, el despilfarro de los recursos naturales y los cambios asociados al medio ambiente. Se trata, desafortunadamente, de un fenómeno más grave de lo previsto años atrás por los conservacionistas.


Ir a Jardín BotánicoJardín Botánico

Los jardines botánicos desde sus orígenes se orientaron al estudio de las plantas con fines académicos o científicos. Su punto de arranque como espacios dedicados a la investigación botánica hay que buscarlo en los antiguos huertos de simples de la Italia renacentista que eran espacios sencillos, anejos a las Facultades o Escuelas de Medicina, donde se cultivaban plantas medicinales. El concepto moderno de jardín botánico llegó en el siglo XVIII, durante el periodo ilustrado, cuando los antiguos huertos se convirtieron en centros de estudio de la diversidad de las plantas. Ello influyó en el avance de las clasificaciones botánicas y las propuestas de ordenación de la diversidad natural. Los trabajos de investigación que Linneo desarrolló en el jardín botánico de Upsala dieron como fruto su ordenación de las plantas según el método sexual y la propuesta de nomenclatura binominal, recogida en Species Plantarum en 1753, punto de partida de la botánica moderna.
Ir a Aviario, Aves del MundoAviario, Aves del Mundo

Las principales características de las aves son que tienen sangre caliente y plumas, y que sus miembros delanteros no son brazos ni patas, sino alas, ya que durante su proceso evolutivo se desarrollaron para poder volar, diferenciándose de sus parientes más cercanos, los reptiles. Aunque no todas las aves pueden volar, sin duda esta es la cualidad que más le envidia el hombre, que siempre ha deseado surcar el cielo como estos animales. Las características externas de las aves son inconfundibles. Tienen el cuerpo cubierto de plumas; la boca con dientes es reemplazada por un pico, cuya forma varía de acuerdo al tipo de alimentación; sus miembros delanteros son alas, y los posteriores, patas con cuatro dedos, aunque en algunas especies este número se ha reducido. Las patas están dispuestas para soportar el peso del animal y adaptadas para posarse, capturar a sus presas, andar o nadar. En la mayoría de los casos, están cubiertas de escamas muy similares a las de los reptiles.


Volver a Museo de la Ciencia | | Ir a Museo de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia | | Ir a Blog de Paco Gil
Google
 
Web www.portalciencia.net