Ir a Museo de la Ciencia

Museo de la Ciencia >> Vida en la Tierra >> Mamíferos


MamíferosMamíferos

Los mamíferos poseen muchas peculiaridades en su estructura. La mandíbula inferior se compone de un solo hueso y la caja del tímpano u oído medio encierra una cadena de tres huesecillos. Todos los mamíferos tienen dos cóndilos occipitales (protuberancias situadas en la parte posterior del cráneo), que se articulan con la primera de las, generalmente, siete vértebras cervicales. Su sistema circulatorio, altamente desarrollado, consta de un corazón con cuatro cavidades, un solo arco aórtico en el lado izquierdo un complejo mecanismo contribuye a la regulación de la temperatura del cuerpo. La presencia de un extenso sistema de glándulas en la piel, relacionado con el crecimiento del pelo, constituye otro rasgo característico de estos animales. En realidad, las glándulas sudoríparas, sebáceas y mamarias son modificaciones de este sistema. Con la excepción de un pequeño grupo, los monotermas, todos los mamíferos hembras paren crías vivas después de determinados periodos de gestación en el útero materno.

Características Claves

La Piel. La piel de los Mamíferos es generalmente gruesa porque esta formada de una capa externa llamada epidermis y otra interior llamada dermis. Su subcutáneo lleno de grasa sirve para evitar perdidas de calor ya que los Mamíferos son animales de temperatura corporal constante. El pelaje se forma en la epidermis y en ellos se puede distinguir una parte saliente o tallo y otra parte oculta en la piel o raíz; esta raíz se ensancha en su parte inferior formando el bulbo pilífero. La raíz está protegida por una especie de estuche, de origen epidérmico, que recibe el nombre del folículo. En él desembocan las glándulas sebáceas que lubrican el pelo y se implanta el músculo horripilador, que es el responsable del levantamiento vertical del mismo. En los mamíferos de vida acuática y en los que viven en climas tropicales, los pelos suelen reducirse en número y tamaño y, a veces, desaparecen en el estado adulto. En la piel, además de los pelos, se implantan las glándulas mamarias y las glándulas sudoríparas, que segregan, a través de poros de la epidermis, un líquido compuesto por sustancias tóxicas para el organismo (sudor). Otras formaciones cutáneas de naturaleza córnea que presentan los mamíferos son las uñas, cuernos y el pico en el caso del ornitorrinco.

Sistema óseo. El sistema óseo esta conformado por tres áreas básicas y muy diferentes: cabeza (cráneo y cara), tronco y las extremidades.

- El Cráneo, parte muy desarrollada, deja de crecer al llegar a la edad adulta. En ese tiempo los mamíferos desarrollan cuatro tipo de dientes distintos: Incisivos - son para cortar, Caninos - generalmente largos y los usan para desgarrar, Premolares - planos y sirven para masticar, Molares - similares a los Premolares pero de mayor tamaño.

- El Tronco, está situado encima de la columna vertebral.

- Las extremidades, normalmente siempre parten del mismo sistema u organización aunque suelen tener diferencias por el modo de desplazamiento de cada especie. Durante la evolución de cada especie se han adaptado para volar (murciélagos), para nadar (manatí) u otros terrestres que se apoyan con la planta (plantígrados), con los dedos (digitígrados) de sus extremidades o sólo con las últimas falanges (ungulígrados).

Aparato digestivo. El aparato digestivo esta compuesto de la boca (dientes, labios y lengua), un estómago del cual parten las glándulas gástricas, intestino delgado en el cual se absorben las sustancias alimenticias. Le siguen el grueso y el recto que desembocan hacia el exterior por el ano.

Aparato respiratorio. La respiración se ejecuta con dos pulmones que extraen el oxigeno del aire y lo transfieren a la sangre.

Aparato Circulatorio. El sistema circulatorio esta formado por una complicada red de arterias y venas que llegan a cualquier parte del organismo. La sangre es impulsada por el corazón que está formado por dos aurículas y dos ventrículos.

Sistema Nervioso. Parte del sistema nervioso central, llamado encéfalo, se presenta mucho mas grande y desarrollado en comparación con otros vertebrados. Sus actividad es mucho mayor y presentan mayor evolución en los rasgos de memoria y en algunos la inteligencia.

Reproducción. En todos los mamíferos se presentan los sexos separados y la reproducción es de tipo vivípara, excepto en el grupo de los monotremas, que es ovípara. El desarrollo del embrión va acompañado de la formación de una serie de anejos embrionarios, como son el corion, amnios, alantoides y el saco vitelino. Las vellosidades del corion, junto con el alantoides, se unen a la pared del útero y dan lugar a la placenta. Ésta permanece unida al embrión por el cordón umbilical, y es a través de él por donde pasan la sustancias procedentes del cuerpo de la madre al del feto. El periodo de gestación y el número de crías por camada varían mucho según los grupos. Normalmente, cuanto mayor es el tamaño del animal, más largo es el periodo de gestación y menor el número de crías. La mayor parte de los mamíferos proporcionan a sus hijos cuidados paternales.

Evolución y Adaptación

Modelo de un Dimetrodon, uno de los mas conocidos representantes de los Synapsida Los mamíferos derivaron de los reptiles hace unos 230 millones de años, de una forma gradual e insensible, a partir del grupo de los terodontos. Los primeros tuvieron una talla pequeña, pero se vieron favorecidos con la decadencia y desaparición de los grandes reptiles y aumentaron lentamente en número y tamaño. En el eoceno comenzaron a aparecer los grupos modernos y en el oligoceno surgió una gran variedad de especies con predominio de los ungulados. Los mamíferos alcanzaron el punto culminante de su desarrollo con los elefantes y los grandes carnívoros del mioceno. A partir de este periodo disminuyeron en variedad y talla. Con el transcurso del tiempo han experimentado una considerable transformación ante la necesidad de adaptarse a una gran variedad de medios.

El mamífero típico es un animal terrestre provisto de patas, por lo común bien desarrollado, para correr y andar sobre tierra. Quizás la primera de las adaptaciones se refirió a la vida en los árboles buscada por animales como los marsupiales arborícolas, las ardillas y los monos, estos últimos muy evolucionados. Un grado mas en esta adaptación la presenta los mamíferos planeadores, que desarrollaron membranas extensibles para sostenerse en el aire; el proceso culmina en los murciélagos, que se convierten en animales voladores gracias a una membrana mas perfeccionada, al patagio, al que se incorporan las extremidades como elementos de sostén. La adaptación a la vida subterránea se ha desarrollado con mayores o menores modificaciones estructurales en diferentes grupos de mamíferos. Son innumerables las especies que fabrican galerías o madrigueras para reposar y efectuar la cría; los más adaptados viven constantemente bajo tierra.

Adaptaciones al clima son tan variadas como las que se refieren al medio ambiente. Los mamíferos de las regiones árticas están provistos de espesa piel y experimentan cambios de color con las estaciones. Gruesas capas protectoras de grasa y patas especializadas permiten al animal amadrigarse bajo la nieve y el hielo. Algunos, como los osos, murciélagos, marmotas y ardillas, se aletargan en invierno. En cambio, los mamíferos del desierto parecen capaces de vivir toda la vida sin beber agua, debido a la capacidad de extraer agua metabólica de alimentos que poseen alto contenido hídrico. En su mayoría nocturnos, pasan el día dentro de las madrigueras para defenderse del calor, o sufren de letargo estival.

 

Clasificación Mamíferos. Lámina Icarito Clasificación

Los mamíferos vivientes se dividen en dos subclases principales: prototerios y euterios. Las primera está representada por un orden, el de los monotermas, que sólo incluye los ornitorrincos y equidnas de la región australiana, considerados como supervivientes muy ligeramente modificados de la más antigua familia de mamíferos. Todos los demás mamíferos quedan comprendidos en la subclase de los euterios, aunque los correspondientes al orden de los marsupiales se clasifican a veces en una subclase especial, los metarerios. Efectivamente, el esqueleto de estos denota ciertas características primitivas perdidas en los otros mamíferos. Las especies existentes de desenvuelven en América y sobre todo, en Australia, donde no existen mamíferos placentarios nativos, excepto los murciélagos y los introducidos por el hombre. Los placentarios, es decir, aquellos cuyas crías se desarrollan más completamente en el útero, donde se alimentan a través de la placenta, se clasifican, en primer lugar, según las características de sus extremidades y dientes. Se calculan unas 20.000 especies y subespecies de mamíferos vivientes, virtualmente placentarios.

Honduras Silvestre, [Web en línea]. http://www.hondurassilvestre.com.





Volver a Vida en la Tierra | | Ir a Museo de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia | | Ir a Blog de Paco Gil
Google
 
Web www.portalciencia.net