Ir a Museo de la Ciencia

Museo de la Ciencia >> Sala de los Fósiles


Sala de los FósilesSala de los Fósiles

Los fósiles son testimonios del pasado. Denotan la existencia de organismos en otras épocas geológicas y están presentes en distintos niveles de las capas terrestres. El proceso de fosilización, que ocurre a lo largo de varios millones de años, consiste básicamente en el reemplazo de los componentes de los restos de un organismo por minerales. De esta manera, los fósiles tienen la misma forma que el organismo o hueso original pero ya no están hechos del mismo material que antes. Son más pesados y cambian de color y de textura. La mayoría de los fósiles son muy parecidos a las rocas, pero hay algunos más exóticos, como los ópalos o el ámbar. A veces, los fósiles no son restos sino evidencias de la actividad de los seres vivos, como madrigueras, pisadas, rastros o perforaciones.

Existen varios métodos para determinar la edad de los fósiles. El más antiguo se basa en la ley de la superposición, que establece que las capas más jóvenes se depositan sobre las más antiguas. De esta manera, los paleontólogos pueden estimar la edad de un fósil según a qué profundidad se encuentra enterrado. Otros métodos utilizan la radiactividad, como por ejemplo, el famoso método del carbono 14, que sirve solamente para fósiles de hasta 45.000 o 50.000 años de antigüedad.


Ir a la exposición: El Reloj de la VidaEl Reloj de la Vida >>

Conocemos de modo cada vez más preciso la verdadera naturaleza de la Tierra: su forma, sus dimensiones, su situación en el Universo. Y vamos conociendo su historia, en parte gracias al registro fósil, un reloj que nos permite recorrer el camino de la historia de la vida en nuestro planeta. La colección de fósiles que presentamos permite poner en hora ese reloj, recorriendo cientos de millones de años a través de esos restos petrificados de plantas y animales, esos documentos de la evolución que nos muestran seres desaparecidos, a veces muy diferentes y otras terriblemente semejantes a los actuales.

La exposición pretende provocar reflexiones en el visitante, a partir de la contemplación de estas muestras paleontológicas: un mundo seductor y sugerente que invita a pensar en cómo ese reloj ha ido pasando, qué fenómenos han ido sucediendo en nuestro mundo, cómo podría llegar a ser el futuro... Preguntas, obviamente, abiertas, que la exposición no responderá necesariamente, aunque proporcione ese sustrato y ese contexto necesario para atreverse a buscar respuestas.



Volver a Museo de la Ciencia | | Ir a Museo de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia | | Ir a Blog de Paco Gil
Google
 
Web www.portalciencia.net