Ir a Museo de la Ciencia

Museo de la Ciencia >> Vida en la Tierra >> Aviario, Aves del Mundo


Aviario, Aves del MundoAviario, Aves del Mundo

Las principales características de las aves son que tienen sangre caliente y plumas, y que sus miembros delanteros no son brazos ni patas, sino alas, ya que durante su proceso evolutivo se desarrollaron para poder volar, diferenciándose de sus parientes más cercanos, los reptiles.

Aunque no todas las aves pueden volar, sin duda esta es la cualidad que más le envidia el hombre, que siempre ha deseado surcar el cielo como estos animales. Las características externas de las aves son inconfundibles. Tienen el cuerpo cubierto de plumas; la boca con dientes es reemplazada por un pico, cuya forma varía de acuerdo al tipo de alimentación; sus miembros delanteros son alas, y los posteriores, patas con cuatro dedos, aunque en algunas especies este número se ha reducido. Las patas están dispuestas para soportar el peso del animal y adaptadas para posarse, capturar a sus presas, andar o nadar. En la mayoría de los casos, están cubiertas de escamas muy similares a las de los reptiles.

La piel es muy delgada y muy seca, como la de los reptiles, y no está muy pegada al cuerpo. Carece de glándulas, excepto una situada sobre la base de la cola, la uropigial. Esta secreta un líquido aceitoso que el animal extiende con el pico sobre sus plumas para impermeabilizarlas y para mantener la flexibilidad.

El pico es una prolongación córnea -del mismo material que las uñas-. A medida que se gasta por el uso, van formándose nuevas capas córneas, de manera que, en el caso de las aves adultas, su tamaño es siempre el mismo. Existen múltiples tipos de picos, que se diferencian por el tamaño, la forma, el color o el grado de dureza, dependiendo de la forma en la que el ave obtiene su alimento.

Las aves están distribuidas por todo el mundo, incluso en la Antártica y los desiertos. Se estima que existen más de 9.500 especies en el mundo, agrupadas en 27 Órdenes.

Radiografía de las aves. Ver Infografía Icarito Las aves son vertebrados, ya que tienen columna vertebral. Su esqueleto está completamente osificado, aunque gran parte de sus huesos son huecos (neumatización); así pesan menos para volar.

El encéfalo de las aves, proporcionalmente mayor que el de los reptiles, es corto y ancho. Su cerebelo regula y coordina los movimientos con mucha exactitud. Su respiración es más eficiente que la de los mamíferos, ya que pueden estar a gran altura sin ninguna dificultad, como las aves rapaces. Los pulmones se comunican con los sacos aéreos, ubicados en el cuello, tórax y abdomen, que sirven como órganos ventiladores, mantienen la temperatura corporal constante y disminuyen el peso del animal durante el vuelo.

El sistema digestivo de las aves está formado por: la lengua, el esófago, el buche, de paredes blandas, que almacena y humedece el alimento; la molleja, cuyas paredes son musculares y ejercen una enorme fuerza sobre los alimentos hasta triturarlos; el estómago glandular, produce las secreciones que descomponen los alimentos para ser digeridos; el intestino es alargado, con numerosas asas y conduce a un recto más ancho; la cloaca es el apéndice hueco y cerrado donde desembocan los aparatos digestivo, excretor y el genital o reproductor; todo termina en el ano.

La fecundación de la aves es interna y su reproducción ovípara, es decir, mediante huevos. Las hormonas producidas por las gónadas (órganos sexuales) regulan las características de hembra y macho, en especial el colorido del plumaje y otros adornos corporales que difieren en los dos sexos, como es el caso de las crestas y barbas de gallos y pavos. Cabe señalar que en las aves los machos suelen ser más coloridos y llamativos que las hembras.

Clasificación

Lámina Icarito La clasificación de las aves es una temática atemorizadoramente compleja y discutible. La mayoría de los biólogos acuerdan que existen alrededor de 9.700 especies de aves en total, que pertenecen al orden Aves. Pero exactamente como se relacionan entre sí es todavía un debate abierto. La mayor parte del conocimiento actual acerca de la clasificación de las aves proviene de estudios de ADN, que pueden ser usados para determinar sus relaciones de manera mucho más precisa que mediante los rasgos morfológicos. A pesar de que las pruebas de ADN han provocado sorpresas, en muchos casos han confirmado lo que los científicos sospechaban.

En la actualidad, la mayor parte de las autoridades en la materia acuerdan que existen entre 25 y 30 órdenes de aves, que contienen alrededor de 148 familias. Algunos dividen estos órdenes en dos superórdenes, el Paleognathae (que significa “aves primitivas”), también conocido como ratites; y el Neognathae (“aves modernas”); o carinates. Los miembros del Paleognathae incluyen a los avestruces, emúes, kivis, ñandúes y tinamous; todos los demás se incluyen dentro del Neognathae.

De lejos el orden más poblado de las aves es el de las Paseriformes, o aves que se posan, que incluye más de 5.000 especies – más de la mitad de las especies conocidas. Las aves paseriformes incluyen chochines, lavanderas, golondrinas, alondras, mosqueretas, paros, oreoles y muchas otras especies bien conocidas. Otros órdenes importantes son el Anseriformes (patos, cisnes y gansos), Apodiformes (colibríes), Ciconiformes (cigüeñas), Columbiformes (palomas y gorriones), Coraciiformes (martín pescadores), Falconiformes (aves de presa diurnas), Galliformes (aves con forma de pollo), Pelecaniformes (pelícanos), Psitaciformes (loros), Sphenisciformes (pingüinos) y Estrigiformes (búhos).





Volver a Vida en la Tierra | | Ir a Museo de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia | | Ir a Blog de Paco Gil
Google
 
Web www.portalciencia.net