Mitología: Estrellas y Planetas

Antonio Herrera

Ir a Inicio de Mitología

Tauro (Tau)

Seguramente Tauro es Zeus, que convertido en toro raptó a Europa. La historia es la siguiente:  Agenor, hijo de Libia y Poseidón, se fue desde Egipto a Canaán donde se casó con Telefasa (o Agríope) que le dió cinco hijos (Cadmo, Fénix, Cílix, Taso y Fineo) y una hija (Europa).






Tauro Zeus se enamoró de Europa y envió a Hermes para conducir el ganado de Agenor a la costa de Tiro, donde solía pasear Europa con sus compañeras, y él mismo se unió al rebaño transformado en un toro blanco como la nieve con dos pequeños cuernos entre los cuales había una raya negra. A Europa le encantó la belleza del toro y al comprobar que era manso comenzó a jugar con él poniéndole flores en la boca y guirnaldas en los cuernos, y finalmente se subió en su lomo y paseó por la orilla del mar. De pronto Zeus se zambulló en el agua y comenzó a nadar mar adentro mientras Europa se agarraba aterrorizada a sus cuernos con una mano mientras sostenía un cesto con flores en la otra. Zeus llegó hasta la costa cretense de Cortina donde violó a Europa y tuvo con ella tres hijos, Minos, Radamantis (que con Eaco llegaron a ser posteriormente los jueces del Tártaro) y Sarpedón.

En Tauro hay dos cúmulos estelares muy famosos: Las Pléyades y Las Híades.

Orión persiguió con fines amorosos a las siete Pléyades (Alcyone, Celaeno, Electra, Taigeta, Maia, Estérope y Mérope), hijas de Atlas y de Pléyone (que también forman parte del cúmulo). Ellas huyeron a través de las praderas de Beocia hasta que los dioses las transformaron en palomas y las pusieron entre las estrellas; y Orión fue mortalmente picado por un escorpión. Dice Plinio que el orto helíaco de las pléyades, en Mayo, marcaba el inicio de la temporada de navegación y el ocaso helíaco marcaba el final, cuando comenzaba a soplar un viento bastante frío del norte.

Dionisio era hijo de Zeus y de Sémele (hija de Cadmo rey de Tebas), aunque otras versiones lo hacen hijo de Zeus y Perséfone (Proserpina) antes de que fuera llevada por Hades al mundo subterráneo. Para que pudiera huir de los celos y la venganza de Hera, Hermes lo transformó temporalmente en un chivo (o carnero) por orden de Zeus y se lo regaló a las ninfas Macris, Nisa, Erato, Bromia y Bacque, que lo cuidaron en una cueva del monte Nisa, donde posteriormente Dionisio inventó el vino por lo que es tan famoso. Por este servicio Zeus colocó a las ninfas entre las estrellas con el nombre de Las Híades. En otros mitos anteriores sus nombres eran Fésile, Coronis, Cleia, Feo, y Eudora.


Volver a Mitología | | Ir a Astronomía