Mitología: Estrellas y Planetas

Antonio Herrera

Ir a Inicio de Mitología

ORIÓN(Ori), SCORPIUS(Sco), PLÉYADES E HYADES

Orión, cazador de Beocia, era hijo de Poseidón y Euríale y el más bello de los hombres vivientes. Un día en Quíos se enamoró de Mérope, hija de Enopión, hijo de Dionisios; y Enopión prometió a Orión que le daría a Mérope en matrimonio si libraba a la isla de las peligrosas fieras que la infestaban; él se dedicó a ello y todas las noches llevaba las pieles a Mérope. Pero cuando terminó su trabajo y la reclamó como esposa Enopión le dijo que circulaban rumores de que aún quedaban leones, osos y lobos en las montañas, negándose a darle su hija. La realidad era que él mismo estaba enamorado de ella.

Orión Una noche Orión, disgustado, bebió un odre de vino de Enopión y se inflamó de tal modo que irrumpió en el dormitorio de Mérope y la obligó a acostarse con él. Cuando llegó la aurora Enopión invocó a su padre Dionisios quien envió unos sátiros para que invitaran a Orión a beber más vino hasta quedar dormido; entonces Enopión le sacó los dos ojos y los arrojó a la orilla del mar.

Un oráculo anunció que el ciego recobraría la vista si viajaba hacia oriente y volvía la cuenca de los ojos hacia Helios en el punto en que se eleva del océano. Inmediatamente Orión remó mar adentro, y siguiendo el ruido de un martillo de un cíclope llegó a Lemnos. Allí entró en la fragua de Hefestos, se apoderó de un aprendiz llamado Cedalión y se lo llevó a hombros como guía. Cedalión condujo a Orión por tierra y mar hasta llegar a la parte más lejana del océano, donde Eos se enamoró de Orión y su hermano Helios le devolvió la vista.

Orión, en compañía de Eos, volvió para vengarse de Enopión, pero no pudo encontrarlo por ninguna parte de Quíos porque se ocultó en una cámara subterránea que le había construido Hefestos. Entonces creyó que habría huido a Creta para buscar la protección de su abuelo Minos, y embarcó para Creta donde encontró a Ártemis quien compartía con él la afición a la caza, y no tardó en convencerle para que olvidase su venganza y saliese a cazar con ella.

Apolo sabía que Orión no había rechazado la invitación de Eos de acostarse con ella en la isla de Delos (Aurora se ruboriza todavía a diario recordando eso) y, además, se jactaba de que liberaría a la Tierra de fieras y monstruos. Temiendo que su hermana Ártemis fuese tan enamoradiza como Eos, Apolo convenció a la Madre Tierra, Geos, que repitiese chismosamente la jactancia de Orión con lo que consiguió que un escorpión monstruoso lo persiguiera. Orión atacó primero con flechas y luego con su espada, pero viendo que su coraza resistía cualquier arma se lanzó al mar y nadó hacia Delos, donde esperaba que Eos le protegiera. Entonces Apolo fue a ver a Ártemis y le dijo: - ¿Ves ese objeto negro que se mueve en el mar cerca de Ortigia? Es la cabeza de un malvado llamado Candaor que acaba de seducir a Opis, una de tus sacerdotisas hiperbóreas. Te desafío a que le atravieses con una flecha. Candaor era el apodo beocio de Orión, pero Ártemis no lo sabía. Apuntó cuidadosamente y disparó, y al ir a cobrar su presa se encontró que había traspasado la cabeza de Orión. Con gran pesar suplicó a Asclepio, hijo de Apolo, que lo resucitara, y este consintió, pero antes de que pudiera realizar la tarea lo mató un rayo de Zeus; entonces Ártemis puso la imagen de Orión entre las estrellas perseguido eternamente por el escorpión.

En otra versión del mito, Ártemis estaba enojada con Orión porque había perseguido amorosamente a sus compañeras las siete Pléyades, hijas de Atlante y de Pléyone. Ellas huyeron a través de las praderas de Beocia hasta que los dioses las transformaro en palomas y las pusieron entre las estrellas; y Orión fue mortamente picado por el escorpión. El nombre de Pléyades viene de la raiz plei que significa navegar, sin embargo Píndaro escribe la palabra Peleiades (quizá la original) que significa bandada de palomas e Híades que significa cochinillos.

Orión Orión es la constelación más bonita e interesante del cielo. Abundan las nebulosas, en especial la M42 es visible a simple vista. Las tres estrellas que forman el cinturón, e (Alnilam), z (Alnitak) y d (Mintaka) se las conoce como las tres Marías o los tres reyes magos. La a (Betelgeuse) es una gigante roja, b (Rigel) es azul, y junto a g (Bellatrix) y c (Saiph) forman el cuerpo del cazador.

En Escorpio, la a (Antares) es una supergigante roja con un radio 480 veces mayor que el del Sol, y tiene una compañera azul pálido de magnitud 7. Otras estrellas brillantes son b (Acrab), d (Iclarclan), t (Alniat) y l (Shaula).


Volver a Mitología | | Ir a Astronomía