Terremoto - tsunami en la isla indonesia de Java


La falta de medios impidió el aviso de tsunami

Supervivientes reciben tratamiento médico

Indonesia recibió advertencias de dos agencias regionales de que el terremoto podía provocar un tsunami, pero no trató de hacerlas llegar a las comunidades amenazadas, según ha informado el propio Gobierno. El ministro de Ciencia y Tecnología, Kusmayanto Kadiman, ha señalado que Indonesia recibió los boletines del Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico y de la Agencia Meteorológica de Japón después del seísmo de 7,7 grados en la escala de Ritcher. Más de 300 personas han perdido ya la vida a causa del tsunami. (Julio 2006).

Las advertencias fueron enviadas al Gobierno indonesio unos 45 minutos antes de que se produjese el tsunami. Sin un sistema automatizado en la zona para comunicárselo a los habitantes mediante altavoces en las playas o mensajes de texto por teléfono móvil, la evacuación de un número significativo de personas hubiera sido prácticamente imposible. La falta de fondos ha frenado la creación de un sistema de alerta de tsunamis en las costas indonesias. Edi Prihantoro, un miembro del Ministerio de Tecnología que supervisa el proyecto, ha reconocido que el área del sur de Java no dispone de un sistema para alertar a la población de la llegada de una ola gigante.

Indonesia dispone de dos boyas especialmente preparadas para detectar tsunamis. La colocación de estas boyas en el mar forman parte de un proyecto para instalar detectores similares alrededor del archipiélago más grande del mundo. Pero cuando Prihantoro ha sido preguntado por estas boyas, ha reconocido que no hay ninguna operativa. “Necesitamos al menos 22 boyas para cubrir Indonesia. Hemos recibido dos de Alemania y fueron colocadas meses atrás. Pero, ambas están dañadas ahora”, ha dicho. Ambas boyas no estaban en el mar cuando tuvo lugar el terremoto.

Al menos 339 muertos

Isla de Java El maremoto que ha golpeado la costa sureste de Indonesia segó la vida de al menos 339 personas, según el último balance facilitado por el Ministerio de Sanidad, que ha contabilizado además 601 heridos y 136 desaparecidos, además de miles de desplazados. El maremoto destruyó cerca del 40% de los edificios de la zona turística costera de Pangandaran, en el oeste de Java, según han revelado las imágenes aéreas, ha informado la agencia de noticias indonesia Antara. La mayoría de los edificios destruidos se encontraban en la línea costera. Algunas barcas de pesca han aparecido hasta 200 metros de distancia de la playa, algunas de ellas en los tejados de las casas.

El epicentro del seísmo que causó la tragedia se situó en el Océano Indico, frente a Cilacap y Pangandaran, a unos 48,6 kilómetros de profundidad y tuvo lugar el lunes (17.07.06) a las 15.19 hora local (10.19, hora peninsular española). Desde entonces se han registrado más de una veintena de réplicas, en las aguas indonesias, con magnitudes que oscilan entre los cuatro y los 6,3 grados en la escala de Richter.

El tsunami, de dos metros de altura, fue consecuencia del terremoto de 7,7 grados en la escala de Richter que se produjo en medio del mar, frente a las costas de Java. La zona se libró del tsunami que en diciembre de 2004 devastó buena parte del sur de Asia, y muchos habitantes de Java reconocieron que ni siquiera habían sentido el terremoto de ayer.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español no tiene constancia de que haya españoles entre las víctimas del maremoto, han informado fuentes diplomáticas. Las mismas fuentes han precisado que la Embajada de España en Yakarta no tiene noticias de españoles que se hayan visto afectados por el siniestro.

La ONU afirma que el sistema de alerta funcionó

La ONU ha afirmado que el sistema de alerta temprana instalado en la isla indonesia de Sumatra por el Gobierno de este país para avisar de cualquier riesgo de maremoto a la población no falló este lunes, cuando una ola gigante golpeó la costa sureste de Java, matando a más de 300 personas.

Una portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU, Elisabeth Byrs, ha explicado que la población indonesia fue avisada "a tiempo", al igual que los habitantes de Australia, de la posible llegada de una ola gigante.

Byrs ha explicado que la población indonesia está ahora más concienciada y preparada ante el peligro que supone la llegada de esos fenómenos naturales. Tras el devastador tsunami del océano Indico de diciembre de 2004, que causó la muerte de más de 226.000 personas, según la ONU, Indonesia instaló un sistema de alerta en la costa occidental de la isla de Sumatra, donde se creía que se registraría el siguiente gran maremoto.



Volver a Terremotos | | Ir a Geología | | Ir a PortalCiencia