En el futuro olas de calor más intensas

Chicago Norteamérica y Europa sufrirán en el futuro olas de calor más intensas, más frecuentes y duraderas, según un estudio realizado por dos científicos del National Center for Atmospheric Research (NCAR).

Gerald Meehl y Claudia Tebaldi utilizaron el Modelo Climático Paralelo para examinar el clima futuro de la Tierra. Este modelo muestra que el incremento de los gases invernadero en la atmósfera, que absorben el calor, está intensificando un patrón de circulación atmosférica inusual, ya observado durante las olas de calor que afectan periódicamente a Norteamérica y Europa. A medida que el patrón se hace más pronunciado, se producen olas de calor más severas en la región mediterránea y en el sur y el oeste de los Estados Unidos. Otras partes de Francia, Alemania y los Balcanes también se hacen más susceptibles a las fuertes olas de calor.

Las olas de calor pueden matar a gente en menos tiempo que casi cualquier otro suceso climático. Hasta 739 personas murieron en Chicago por una ola de calor entre el 14 y el 20 de julio de 1995. Unas 15.000 podrían haber muerto en Francia en agosto de 2003, junto a miles de animales de granja.

Pare el estudio, Meehl y Tebaldi compararon décadas actuales (1961-1990) con otras futuras (2080-2099), para determinar cómo pueden afectar los gases invernadero y los aerosoles de azufre en el clima europeo y estadounidense, centrándose en París y Chicago. Los científicos asumieron que las autoridades no habrían hecho nada por detener el crecimiento de la acumulación de los gases invernadero.

Durante las olas de calor en ambas ciudades, los cambios en la presión atmosférica ocasionaron cielos claros y condiciones prolongadas de calor en la superficie. En el modelo, ocurre algo parecido a medida que el CO2 se acumula en la atmósfera.

Los resultados del modelo indican que el peor problema ocurre cuando se produce una falta de alivio en las temperaturas durante varias noches seguidas. Se apreció un incremento de las mínimas nocturnas de 3 grados Celsius, en el sur y oeste de Estados Unidos y en la región mediterránea.

El número de olas de calor se incrementaría en un 25 por ciento en Chicago (de 1,66 por año a 2,08), y un 31 por ciento en París (de 1,64 a 2,15 veces por año).

Por último, si en Chicago las olas de calor actuales duran de 5,39 a 8,85 días, en el futuro lo harán durante 8,5 a 9,24 días. En París, donde duran de 8,33 a 12,69 días, se prolongarán hasta 11,39-17,04 días.

Información adicional en:



Volver a Cambio Climático | | Ir a Enigmas de la Ciencia | | Ir a PortalCiencia