Encuentran en Etiopía a Selam, la primera niña

Australopithecus afarensis que vivió hace 3,3 millones de años

Selam, Australopithecus afarensis Hace 3,3 millones de años, en un lugar de lo que hoy es Etiopía, una cría de homínido de tres años quedó sepultada a orillas de un lago por los sedimentos de una riada. Pertenecía a la misma especie que la famosa Lucy, los Australopithecus afarensis, una especie de la que probablemente desciende la humanidad actual.

Los restos de aquella cría han sido exhumados y analizados durante los últimos seis años por un equipo científico que investiga los orígenes de la humanidad en la zona de Dikika, en el noreste de Etiopía. Los primeros resultados de la investigación, que se presentan hoy en la revista científica Nature,ofrecen la imagen de una criatura híbrida entre simios y humanos. De cintura para abajo, los huesos de las piernas y los pies muestran que Selam, como la llaman sus descubridores adoptando un nombre que significa paz en Etiopía, era bípeda como los humanos. De cintura para arriba, sus dedos largos y curvados y la articulación del hombro se asemejan a los de los grandes simios que se desplazan por los árboles.

El cráneo, exquisitamente preservado, combina también rasgos simiescos y humanos. De los simios, sobre todo, es el tamaño del cerebro: 300 centímetros cúbicos (cm3),menos que el contenido de una lata de refresco, lo que equivale al volumen del cerebro de un chimpancé de la misma edad. Pero de los humanos tiene ya un crecimiento cerebral lento: estos 300 cm3representan sólo el 75% del tamaño del cerebro de un Australopithecus afarensis adulto, mientras que en los chimpancés representa el 90%, lo que significa que el cerebro de los australopitecos crecía más lentamente que el de los grandes simios. En los humanos, el desarrollo lento del cerebro es lo que proporciona una gran capacidad de aprendizaje a lo largo de la infancia.

El esqueleto de Selam "es el más antiguo y más completo de un espécimen infantil descubierto en toda la historia de la paleoantropología; nos va a proporcionar una cantidad de información enorme sobre una etapa crucial de la evolución humana", explicó ayer en entrevista telefónica desde Etiopía Zeresenay Alemseged, investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) y director del proyecto.

El hecho de que se trate de fósiles de una niña es excepcional - ya que los huesos de las crías son más frágiles que los de especímenes adultos y es raro que se preserven como fósiles- y tiene un gran valor para los científicos - ya que permitirá investigar cómo crecían los australopitecos-. El único precedente de fósil de australopiteco infantil es el niño de Taung, que revolucionó los estudios sobre evolución humana cuando fue descubierto en 1924, pero del que sólo se preserva la cara, la mandíbula y parte del interior del cráneo.

Selam, Australopithecus afarensis El esqueleto de Selam es incluso más completo, y 150.000 años más antiguo, que el de Lucy. Y el gran valor de Lucy, descubierta en 1974, se debe precisamente a que su esqueleto estaba razonablemente completo, lo que daba una imagen global de cómo era un australopiteco - una imagen que no se consigue juntando fósiles de especímenes distintos-.

El cráneo apareció el 10 de diciembre del año 2000 cuando un miembro del equipo de Zeresenay advirtió el fósil en una árida colina de Dikika, en la región de Afar. Fue el inicio de un largo proyecto de excavaciones que se extendió durante cuatro campañas hasta el 2004 para desenterrar lo que acabó siendo un tesoro paleontológico.

Los investigadores analizaron el cráneo con tomografía computerizada - una técnica de diagnóstico médico que permite ver el interior de los tejidos- para observar los dientes que aún no habían salido y poder estimar la edad de la cría. El análisis de la dentición reveló también que el cráneo correspondía a una hembra. En las mismas capas de sedimentos en que apareció Selam se encontraron también fósiles de hipopótamos y cocodrilos, lo que indica que Selam vivió en un hábitat frondoso muy distinto de la Etiopía actual.

"La investigación no ha terminado", informó ayer Alemseged. "Nos falta acabar de limpiar algunos fósiles como los del pie para saber mejor cómo vivían, cómo se movían o cómo se desarrollaban los australopitecos. Aún no podemos calcular, por ejemplo, cuánto medía o cuánto pesaba Selam. Pero pronto tendremos más resultados".

PortalNet TV CNN CIENCIA Astrolopithecus Afarensis. En Etiopía ha sido descubierto el fósil de una niña que vivió hace 3,3 millones de años, el más antiguo jamás encontrado. "Salem", tenía tres años, caminaba erguida y no sabía hablar.



Volver a Australopithecus afarensis | | Ir a Antropología | | Ir a PortalCiencia




Ciencia Online