Huellas humanas de hace 40.000 años en América

Cuestionan antigüedad de las huellas

Infografía de lanacion.com.ar Científicos de la Universidad John Moores de Liverpool, en el centro de Gran Bretaña, anunciaron un hallazgo que podría cambiar la teoría vigente acerca de cuándo llegó el hombre a América. Los investigadores encontraron huellas humanas de 40.000 años en las afueras de Puebla, una ciudad situada a poco más de 100 kilómetros del Distrito Federal mexicano.

Esto significa que el hombre habría caminado sobre el suelo del Nuevo Mundo casi 30.000 años antes de lo que hasta ahora se pensaba, ya que según la teoría vigente los primeros pobladores del continente americano habrían cruzado a través de Beringia, por el actual estrecho de Bering, de Rusia a Alaska, que en ese entonces, hacia fines de la última glaciación (hace unos 11.000 o 12.000 años), estaban unidos a través de una suerte de puente que permitía el cruce sin necesidad de navegar.

La evidencia que sustenta esta teoría se basa en herramientas llamadas clovis points, utilizadas por nuestros ancestros para cazar la megafauna de la época -por ejemplo, mamuts o mastodontes-, que fueron halladas en muchas cuevas del continente americano.

Pero ahora, a partir de los nuevos descubrimientos, todo cambiaría. "Pensamos que hubo varias oleadas migratorias a América, en diferentes momentos y de diversos grupos", dijo la doctora Silvia González, al frente del equipo que realizó el hallazgo.

Las pisadas se encontraron en septiembre de 2003 en una cantera abandonada cerca del volcán Cerro Toluquilla, y no fue necesario realizar ninguna excavación para divisarlas.

"Quedaron preservadas como huellas fósiles en cenizas volcánicas cerca de lo que creemos que era un antiguo lago, sujeto a variaciones de nivel -dijo Silvia González-. Cuando el lago recuperó su profundidad las huellas quedaron sumergidas a dos o tres metros y el agua ascendió, preservándolas del paso del tiempo".

Bajo el agua, y endurecidas como cemento, permanecieron allí miles de años, pero quedaron a la vista cuando los trabajadores de la cantera removieron los sedimentos del lago. "Seguramente la erupción del volcán despertó la curiosidad de estos primeros americanos, que caminaron a lo largo de la línea de la costa dejando sus huellas, que pronto fueron recubiertas por cenizas y sedimentos lacustres", añadió la doctora González.

Las huellas fueron estudiadas y datadas por los profesores David Huddart, de la Universidad Liverpool John Moores, y Matthew Bennett, de la Universidad de Bournemouth, ambas de Inglaterra. El trabajo se publica en Quaternary Science Review.

Huddart manifestó que no existe duda alguna de la antigüedad de las huellas ni de que se trata de pisadas humanas. "Esto significa -agregó- que el modelo hasta ahora en vigencia no puede ser aceptado de aquí en adelante como la primera evidencia de la presencia humana en América." González, en tanto, agregó que las nuevas evidencias indicarían que las primeras colonias de pobladores podrían haber arribado por agua, en lugar de hacerlo a pie.

"Por ahora es una especulación, pero existe la posibilidad de que hayan tomado una ruta de migración que viene desde Australia, pasa por Melanesia, sigue por las costas de Japón hasta las islas Aleutianas y llega finalmente por la costa del Pacífico hasta América -dijo González-. Hace 60.000 años en Australia ya había presencia humana, y allí sólo podrían haber llegado con canoas. ¿Por qué no pensar que usaron la misma tecnología para llegar a América?"

Fuente: www.lanacion.com.ar

Científicos cuestionan antigüedad de huellas

Huella origen del polémica Científicos plantearon sus dudas acerca de la antigüedad de las huellas descubiertas en México, que sugieren que el hombre apareció en América 30.000 años antes de lo que se pensaba previamente.

Las huellas fosilizadas descubiertas hace dos años en cenizas volcánicas cerca de Puebla, en México, tendrían una antigüedad de 40.000 años, pero investigadores estadounidenses y mexicanos que visitaron el lugar y recogieron muestras alcanzaron una conclusión diferente.

"Sólo nos quedan dos posibilidades", dijo Paul Renne, de la Universidad de California en Berkeley. "Una es que ellos eran realmente homínidos antiguos, increíblemente antiguos. O no son huellas", agregó el estudioso en un comunicado.

En 2003, un equipo internacional de científicos liderado por Silvia González, de la Universidad John Moores en Liverpool (Inglaterra), halló alrededor de 250 huellas humanas y animales en una capa de ceniza volcánica.

Estimaron que se trataba de cazadores que habían cruzado el depósito de cenizas ubicado cerca de un lago hace unos 40.000 años. Antes de ese descubrimiento, se pensaba que los humanos habían arribado a América a través de la unión que el continente tenía con Asia hace unos 11.000 años.

Pero Renne y un equipo de geólogos y antropólogos que usaron una técnica en base a argón para calcular la antigüedad de las huellas, y otro método para calcular la edad de los fósiles, dijeron que tenían alrededor de 1,3 millones de años.

"Concluimos que: o la migración de homínidos que ingresó a América ocurrió muchísimo antes de lo que se creía previamente, o que las huellas en cuestión no fueron hechas por humanos sobre cenizas frescas", escribieron Renne y su equipo en un informe aparecido en la revista científica Nature.



Volver a Artículos Antropología | | Ir a Antropología | | Ir a PortalCiencia