Los europeos descienden de cazadores del Paleolítico

Un enterramiento alemán de agricultores neolíticos que llegaron hace unos 7.000 años a Centroeuropa. (Foto: Science) Los europeos modernos descienden de cazadores y recolectores que llegaron al centro del continente hace unos 40.500 años, según un estudio que publica la revista Science. Los colonizadores que llevaron la agricultura a la región hace unos 7.500 años no contribuyeron de manera importante en la estructura genética de los europeos actuales, indicaron antropólogos de Alemania, el Reino Unido y Estonia que participaron en el estudio.

Según manifiestan en su informe, la conclusión fue extraída del análisis de ADN de esqueletos de los primeros agricultores europeos realizado para resolver el debate sobre el origen del europeo moderno.

"Este trabajo refuerza el argumento de que los pueblos de Europa central son, en gran medida, descendientes de cazadores y recolectores del Paleolítico que llegaron hace unos 40.000 años y no de los agricultores que se establecieron miles de años después, durante la Era Neolítica", indican los científicos.

En su investigación, los antropólogos extrajeron ADN de la mitocondria de 24 esqueletos de los primeros agricultores europeos encontrados en dieciséis lugares de Alemania, Austria y Hungría.

La mitocondria está formada por gránulos esféricos del protoplasma de las células activas. Las madres transmiten el ADN mitocondrial a sus hijos sin mezcla o recombinación con la de los padres. Esa característica permite que los investigadores puedan seguir la pista de los primeros miembros de una especie.

Los científicos descubrieron que seis de esos 24 esqueletos contenían una estructura mitocondrial que es extremadamente rara en los europeos modernos. Seis de esos esqueletos pertenecían a la línea genética N1a, la cual aparece sólo en un 0,2% de los actuales europeos. Los 18 restantes eran de líneas genéticas que no servían para la investigación, señalaron.

En base a este descubrimiento, los científicos determinaron que los agricultores de hace unos 7.500 años no dejaron un legado genético importante en las poblaciones modernas de Europa. "Esto fue una sorpresa. Esperaba que el ADN de la mitocondria en estos primeros agricultores fuera más parecido a la distribución que tenemos ahora en Europa", manifestó el científico Joachim Burger, de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (Alemania).

Peter Forster, científico de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, indicó que el estudio "sugiere que existe una buena posibilidad de que la contribución (genética) de los primeros agricultores haya sido cerca de cero".

"Es interesante que una migración potencialmente menor de gente hasta Europa central haya tenido un impacto tan grande", afirmó Forster. Esos pequeños grupos de pioneros llevaron la agricultura a Europa y una vez que ésta se asentó fue adoptada por los cazadores y recolectores que crearon una nueva cultura.

Después, el crecimiento demográfico de los cazadores y recolectores superó al de los agricultores originales, diluyendo la frecuencia del N1a en los europeos modernos. Según los científicos, esa hipótesis es respaldada por la investigación arqueológica.

"En el debate actual de si los europeos son genéticamente de origen paleolítico o neolítico, y dejando de lado la posibilidad de una migración post neolítica importante, nuestros datos refuerzan el argumento de un origen paleolítico de los europeos", indicaron los científicos.



Volver a Artículos Antropología | | Ir a Antropología | | Ir a PortalCiencia